Últimas reseñas Al final mueren los dos
★★★★★★
Cara de pan
★★★★★★
Hiroshima
★★★★★★
Destinos divididos
★★★★★★
La cúpula de hielo
★★★★
La daga
★★★★★
La brújula dorada
★★★★
La forma del agua
★★★★★

Reseña | Al final mueren los dos - Adam Silvera

19/2/19

Título: Al final mueren los dos
Título original: They Both Die at the End
Autor: Adam Silvera
Editorial: Puck
Género: Juvenil
Año: 2018
Encuadernación: Tapa blanda
Nº Páginas: 384 páginas
Traductor: Antonio Padilla Esteban
ISBN: 9788496886780
Precio: 15'00€
Puntuación:


SINOPSIS

¿Puede un solo día albergar toda una vida? En un presente alternativo, en el que es posible predecir la muerte con un plazo de veinticuatro horas, Mateo Torrez y Rufus Emeterio acaban de recibir la llamada más temida: la misma que te avisa de que ha llegado tu hora final.

En circunstancias normales, es poco probable que Mateo y Rufus se hubieran conocido. Pero sus circunstancias no son normales en absoluto. Porque les quedan, a lo sumo, veinticuatro horas de vida. Y han decidido recurrir a Último Amigo, la aplicación de citas que te permite contactar con alguien dispuesto a compartir tu carga. Mateo y Rufus tienen un día, puede que menos, para disfrutar de su recién nacida amistad. Para descubrir cuán frágiles y preciosos son los hilos que nos unen. Para mostrar al mundo su verdadero yo.


OPINIÓN

Al final mueren los dos es un título sugerente, que destaca dentro de lo que solemos encontrar en las novelas juveniles (repletas de 'príncipes' y 'sombras'), y eleva las expectativas en torno a una historia en la que, sea como sea, los protagonistas morirán y tanto ellos como nosotros, lectores, somos conscientes.

La historia comienza por el aparente nudo de la trama, las llamadas que Mateo y Rufus reciben para ser avisados de que aprovechen las siguientes veinticuatro horas, ya que es el tiempo máximo que les queda de vida a partir de ese momento. La primera mitad de la novela avanza con ritmo y con sentido, parece que será una buena lectura, pero ese sentimiento cae en picado a la vez que se suceden las páginas. Esperaba una novela interesante por el tema y el desarrollo de los personajes. Sin embargo, el autor ha desaprovechado la oportunidad y da lugar a un libro que si bien entretiene, acaba por formar parte del montón. O, en el peor de los casos –el que me atañe–, decepciona.

Tras recibir la temida llamada, acompañaremos a Mateo y a Rufus en su proceso de dar el adiós a la vida e intentar atar todos los cabos posibles antes de su inminente marcha. La sociedad a la que pertenecen los protagonistas parece haberse adaptado sin demasiados problemas a Muerte Súbita, la compañía –por llamarla de alguna manera– encargada de notificar la muerte de las personas. Un tema del que no se explica mucho más. Los conocidos como 'fiambres' pueden iniciar una especie de recorrido estándar, que pasa por acudir a la aplicación móvil Último Amigo, y así asegurarse que alguien, es decir, un extraño (benevolente, a ser posible), les acompañará en esos momentos. Para aligerar la mala noticia, los fiambres disponen de toda una serie de descuentos y acceso a parques temáticos, de realidad aumentada y de atracciones, en los que poder disfrutar de un Último Día a lo grande.

Las situaciones de Mateo y Rufus, además de sus personalidades, son muy dispares, por lo que recibieron de formas muy distintas sus llamadas de condena. Sin duda, lo interesante a priori de este libro es ser testigos del proceso de aceptación de la muerte en el que se sumergen ambos. Un aspecto mucho más marcado en el personaje de Mateo, y que partió con buen pie, pues los miedos y preocupaciones del joven resultaban creíbles y realistas.

Sin embargo, es uno de los elementos que se diluye conforme avanza la historia, incluso da la sensación de que el tema se termina frivolizando y se pierde la intensidad de la situación. Adam Silvera pretende transmitir un evidente mensaje en torno a la importancia de 'vivir la vida' cada día y resolver o hacer cualquier cosa mientras se está a tiempo. Una enseñanza que nunca está de más recordar, pero que, al representar la tónica de la novela, si esta flojea durante el desarrollo del libro, el mensaje se desdibuja.

Lo mismo sucede con los personajes, que arrancan la trama con fuerza y un carácter propio que se refleja en los capítulos narrados por uno o por otro. Pero, en pleno desarrollo, se pierde esta esencia, como si el autor se hubiese descuidado u olvidado a media novela de que cuenta con dos voces diferentes. Llega un punto el que has de tener claro quién es tu interlocutor –indicado al inicio de cada nuevo capítulo– para no perderte en la narración.

En cuanto al ritmo, igualmente se ve alterado, pese a la chispa con la que parte la historia, hacia la mitad de sus páginas se torna desigual, torpe y con momentos sin sazón o forzados. Se convierte en un cardiograma con un habitual 'piiiii', que a veces repunta, para luego volver a perderse. En definitiva, se encamina por una pendiente descendiente hasta el final, a su vez, muy, muy flojo y sin lograr la emotividad o potencia esperadas –siendo esta la clave en torno a la que se articula la novela–.

No quería dar el punto final a esta reseña crítica –a los que ya la habéis leído, tranquilos, no es una alucinación, este párrafo ha sido añadido posteriormente– sin dedicarle un pequeño espacio a la edición. No es raro encontrar alguna errata o descuido en las novelas, especialmente si se trata de novedades editoriales. Sin embargo, el caso de Al final mueren los dos de Puck es alarmante, hay una cantidad tremenda de errores en el texto que demuestra apresuramiento y abandono a la hora de editar la novela. Espero que se revise en las siguientes ediciones, porque el número de faltas es tan alto que se torna en un menosprecio impremeditado hacia el lector.


Al final mueren los dos es una historia con potencial que acaba por fracasar en cierto modo y decepcionar conforme esta avanza. Los personajes, en un inicio diferenciados y perfilados, se disuelven. El ritmo parte con viveza, pero pronto se apaga y progresa a trompicones. La trama se desinfla y el final resulta anodino. Hacia la mitad del libro asumí que estaba ante una novela sencillamente entretenida. Pero, al finalizarla, la sensación es desalentadora, sobre todo porque la interesante premisa de la obra se percibe desaprovecha. Aunque el inicio prometía en cuanto a todos sus componentes (argumento, personajes, narración), todo se viene abajo como un castillo de naipes.



SOBRE EL AUTOR



Adam Silvera, nació y se crió en el barrio del Bronx de Nueva York. Ha trabajado en la industria editorial como librero de literatura infantil, auxiliar de marketing en una empresa de promoción literaria y crítico de novelas infantiles y juveniles. Su primera novela, No me olvides (More happy than not), ha recibido excelentes críticas y numerosas menciones en prestigiosas publicaciones.







¿Qué os ha parecido el libro? ¿Lo habíais leído? 
Si lo habéis hecho espero recibir vuestras opiniones en los comentarios. 
¡Hasta la próxima!


6 comentarios:

  1. Hola! una pena que no se haya aprovechado todo el potencial de la historia con tanto altibajo en la trama y los personajes. Aún así, me gustaría leerlo a ver que tal está; además, vivir la vida debería ser nuestra prioridad. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Una pena que no lo hayas disfrutado del todo. Yo lo tengo anotado, a ver que me parece a mí.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  3. ¡Holaaa!

    Pues no tiene mala pinta el libro, no es que el autor sea objeto de mi devoción pero no descarto leerlo. Una pena que la trama se vaya diluyendo a medida que avanza...
    Sinceramente, odio un poquito la expresión "vive cada día como si fuera el último". Vamos a ver, entiendo que tienes que disfrutar de la vida y vivir el presente, pero si yo vivo cada día como si fuera el último, ahora mismo dejo la carrera me gasto todos mis ahorros y ala, a pastar, y claro, dentro de unos meses me encuentro viviendo debajo de un puente xDDD
    Que bueno, no tiene mucho que ver, pero me apetecía soltarlo jajajaja Aprovechar la vida y disfrutar del momento sí, pero vivir cada día como si fuera el último, lo siento pero eso no tiene ningún sentido para mí xD

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hooolaaa! Que hermosa reseña hiciste, me encanta tu forma de escribir lo que sentiste leyendo! Es genial! Respecto al libro en sí, al principio me llamaba la atención por la fama que tuvo el autor pero honestamente después se me fue, no es un tipo de historia que pienso que vaya a disfrutar y no quiero forzarme a leer algo que no tenga ganas.
    Gracias por tu bella reseña! <3 nos leemos!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola Alex, que de tiempo tenía que no pasaba por acá, estoy tratando de retomar la costumbre de leer los review de las personas en las que confío porque hemos coincidido en gusto anteriormente. Da la casualidad que este libro en particular de Adam yo lo propuse para la siguiente d+lectura del club de lectura en el que estoy participando con unas amigas y quedamos en que sería para marzo, me duele saber que a ti no te decepcionó sabiendo previamente que eres de las personas que se leen todo lo que él publica. Espero que no me sea tan grave cuando nos toque el turno porque cuando un libro se pierde a medida que se avanza la lectura es complicado que lo termine, o que no tengan que recurrir a la oblicación para hacerlo.
    ¡Un besito cariño!

    ResponderEliminar
  6. Holaaa guapi, primero que todo tengo que mencionar, qué belleza de blog *-* me ha encantado cómo se ve pero es que todo te queda chulo, en fin, que tengo muchas ganas de leer este libro, tengo así como la espinita de leer todo lo del autor, pero ya voy con pies de plomo, así como con la edición ._.
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar